Jesus Vite

HOME BLOG

Esto no es un tema sobre motivacion personal. Hay razones matematicas para esto. Sigue leyendo.

Cuando vas llegando tarde a un compromiso es normal pensar “ya no voy a llegar” y abandonar el camino. Es normal pensar que ya no puedes hacer nada, no te recibirán, perdiste la oportunidad, no hay nada que hacer. Y dejas de correr, das media vuelta y regresas a casa.

Eso es rendirse y no tiene sentido.

Veo la vida abstracta y se que hay situaciones que no puedo controlar, pero. ¿Qué pierdes con seguir corriendo, así llegues muy tarde? Dar la cara siempre será mejor y quizás te acepten. Quizás todo salga bien. O quizás te ridiculicen por pensar que aun te esperaban y te hagan perder el esfuerzo.

No. La probabilidad de que pase no existe, por lo regular las personas son muy buenas. Créeme.

El miedo al “ridículo”, a “quedar mal” o a la posibilidad de perder tras esforzarse, es el freno de mucha gente brillante. Es estúpido pensar que es mejor perder con dignidad que intentar ganar una situación imposible.

Nunca te rindas hasta agotar todos los medios que tienes. Y cuando los agotes, cierra los ojos e intenta lo que no crees poder hacer. Siempre.

por que escribi este tema.

Escribí Nunca Rendirse como resultado del covid-19 que me sacudio la vida, Gracias a Dios ya mejor 🧡.